Registrate (paso 1 de 3)
Email :
Contraseña :
Repite contraseña :
Continuar
Inicia tu sesión
Usuario
Contraseña
Acceder
¿Olvidaste tu contraseña?
Buscar

25/08/2008

Mario Martínez, un numantino en el primer equipo del CD Numancia



Bajo su piel tostada y su cara de travesuras se intuye el ADN guerrillero de Viriato o de Caro de Segeda, paisanos de heroísmo suicida que defendieron, hace dos milenios, Celtiberia y aledaños del asedio del Imperio Romano. No blande falcata para resistir plaza en la Liga 2008-2009 que arranca el sábado que viene. Le basta con un par de gastadas botas de fútbol y el coraje que suministra el honorífico título de «primer soriano de la Historia en Primera División» para morder el cuello a los Goliath que llevan la camiseta del Barça o del Real Madrid. Tuteará a los astros con la casaca roja del Numancia puesta y el dorsal número 7 a lo largo de la columna.

De crío animaba al Numancia con un bombo detrás de la portería. Hoy juega de titular en el equipo soriano, el más humilde de Primera. Gana unos 120.000 euros al año, 60 veces menos que los mejor pagados y cinco veces más que la renta «per capita» española. No veranea en Maldívas: prefiere Benidorm. Tampoco tiene novia famosa. A sus 23 años, Mario Martínez sabe a cuánto está el Euribor.

Su feudo: el Estadio de Los Pajaritos, allí donde Soria pierde sus lindes y verdea el monte. Su advocación: ser el futbolista más modesto del club más humilde de una Liga millonaria. Y, además, juega de titular, caso insólito. Mario Martínez, 23 años en su DNI, se las gasta de mediocampista mileurista en tiempos de crisis. Con el hálito de San Saturio, patrón local, el estigma de humildad redobla sus prestaciones y riega su torrente sanguíneo con un plus de competitividad. Nació en una ciudad de 39.400 habitantes, demografía que cabría de sobra en una grada del Camp Nou. De los 500 jugadores de Primera, él tiene salario de los últimos de la clase, aproximadamente unos 120.000 euros al año, soldada de becario en un torneo anegado con muchos ceros. Además, su equipo tiene el presupuesto más bajito de la categoría: seis encorajinados millones de euros. Según el convenio colectivo del acaudalado gremio de futbolistas, lo mínimo que puede cobrar un jugador de Primera son 67.000 euros netos por campaña, cifrándose en 38.000 la cuantía para los de Segunda. No parece una vida de lujo y despilfarro, pero la renta per cápita española es de 23.000 euros.

Pero dando puntapiés Camino Soria, que cantara Gabinete, Mario Martínez materializó leyendas que hubiera firmado un moderno Bécquer. Desde el colegio de San José se catapultó, no al literario Monte de las Ánimas sino a la Liga de las Estrellas, que se ilustra a color en las páginas del Marca. Y no había pasado tanto tiempo desde que colgara con chinchetas aquellos póster de Maradona en su habitación –«aunque no le vi jugar mucho»– y su idolatrado Michael Laudrup. «Empecé jugando al fútbol sala en el colegio. Se me dio bien y tuve la suerte de formar parte de la selección de Castilla y León», comenta Mario. Triunfó y se pasó a otro género, dando una zancada más en su carrera: las categorías inferiores del Numancia en el llamado fútbol grande. Cambió el tamaño del campo y del balón, igual que la importancia de los rivales y la repercusión mediática. Con 17 años recaló en el Numancia B de la Tercera División. Ni se acuerda de las primas que cobraba cuando ganaba. «Pero creo que el sueldo de juvenil de segundo año eran como 1.000 euros», hace recuento el futbolista que, dada su bisoñez, nunca ha tenido el saldo de la libreta en pesetas.

Con celeridad Mario pasó al primer equipo: tres temporadas en Segunda y una en Primera (con sólo cuatro partidos jugados y ninguna victoria). Luego ha tenido su particular travesía en el desierto. Una cesión a Las Palmas y una al Zamora cuando ambos militaban en Segunda B. Lo pasó mal. Paladeó las apreturas. Un mala pata y se dañó la tibia y el peroné. Todo pasó, felizmente. Las puertas de la fama local se le abrían...

Debutó en la categoría de honor hace tres años. Para su puesta de largo, un 30 de abril de 2005, le tocó un hueso duro: el Valencia. Pero los ché no tomaron Numancia ni arredraron el ánimo de parroquia tan peleona. Empate a uno y a Dios gracias. Nunca olvidará el regalo cuando el árbitro pitó el final. «Aimar me dio su camiseta. La guardo con mucho cariño en mi casa».

Aún en el nido materno

Su hogar no dista muy lejos del campo de Los Pajaritos. Mario aún vive con su madre, que trabaja en una tienda de ortopedia. Su padre, Chus Martínez, se dedica al negocio de los muebles y fue un estupendo pelotero del Numancia que vivió como jugador un ascenso a Segunda B. Se retiró dos años antes de la mítica eliminatoria de Copa del Rey que enfrentó a los sorianos contra el Barcelona. Aquel duelo marcó a fuego la vida de Mario. Los insignificantes sorianos maniataron al Gúlliver Barcelona en febrero del 96. Empataron a dos en el partido de ida. La gesta dio la vuelta al mundo y el muchacho asistió a aquella proeza detrás de la portería. Le daba con ahínco al bombo junto a las peñas, desgañitándose en cada algarada de los briosos numantinos. Se formó tal alboroto que las gradas supletorias del viejo campo de Los Pajaritos –gélido como el Polo Norte en invierno– casi se vinieron abajo. «No veas la que se lio en el campo y en toda Soria. Tendría como 10 u 11 años y me eché a la calle. Animé como un león», evoca. Dos semanas más tarde, el Numancia perdió 3-? en la vuelta, aunque se adelantó en el marcador y durante media hora rozó la machada, acarició semifinales del trofeo.

Forofo

Aquellos recuerdos permanecen. Casi como las afonías por chillar junto a las peñas Orgullo Numantino o Frente Rojillo. Por eso ahora se emociona cuando ve a los muchachos en la calle jugar a las chapas en esos estadios en miniatura pintados de tiza por las calles poco transitadas de Soria. «Cuando me veo en las chapas me hace mucha ilusión. He peleado duro por llegar a Primera y siempre me acuerdo de dónde vengo. Lo mismo me pasa al verme en los cromos. De crío hacía álbumes. Aún los tengo por ahí guardados». Jugar consigo mismo en la Playstation no le interesa. «Eso es cosa de mi hermano pequeño César. Sé que tengo réplica en los videojuegos pero no sé ni mis cualidades», ataja.

Aún sin novia, con camiseta Versace, cabello en fuerte marejada, pendiente cristalino y chanclas Calvin Klein, Mario luce moreno de litoral. Ha veraneado en «Málaga, Benidorm y Salou», lejos de los rincones de ensueño a los que se escapan los Beckham. Compartió baños y risas con sus grandes amigos, a lo que custodia como azafrán puro. Cuando firmó su primer contrato profesional invitó a los más allegados a cenar. No fue en el Asador Donostiarra o en Txistu, templos gastronómicos de los ases del balón en Madrid y con fotos dedicadas empapelando las paredes y engordando el ego del dueño. Prefiere el Mesón El Ventorro, «y si decís que habéis venido para hacer un reportaje del Numancia os tratarán mejor en el almuerzo. Seguro», aconseja. ¿Dónde encontrar a Mario cuando de compromisos profesionales está libre? En el bar Maná. Su dueño, David Alcalde, es un amiguete de toda la vida, que le tiene «en palmitas». Allí vieron a Casillas y sus huestes levantar la Eurocopa y allí mojaron el último ascenso del Numancia a Primera, 19 de mayo de este año. Todas las gestas de los sorianos se consagran en esta santa sede rojilla, repleta de fotos, recortes, autógrafos… y la camiseta firmada de Mario en un lugar preferente. «La tienda de deportes Hortelano también tiene cosas nuestras. Son muy forofos».

De momento, la página web dedicada al hijo pródigo tendrá que esperar. Es mejor que a una madre el carnicero la felicite por el partido de su hijo. «A ella le encanta. Le dicen: ‘A ver que tal Mariete este año’ o ‘ayer le vi en Canal+’ y ella lo agradece de corazón. Es lo bueno de un pueblo. Lo malo es que todo se nota mucho. Somos una familia, tanto en el vestuario como en la calle. Hay que aceptar estas reglas del juego». Humildad, humildad, humildad repiten desde el seno del club. Desde Pacheta, director deportivo, Sergio Kresic, entrenador trotabanquillos, hasta el que despacha almohadillas… Un mandamiento de modestia que se repite para que a nadie le entre amnesia, se lo crea o peque de soberbia. «Da tranquilidad. El ambiente de la ciudad me ayuda. Me encantaría firmar un contrato estratosférico o mejorar en otro club, que el Numancia ya se sabe, es vendedor, pero hay que ir paso a paso. Yo seguiré siendo igual y me dejaré la piel por este equipo». Mientras, su hermano César –entusiasta del tenis que no le da al balompié– guarda en carpetas y archivadores todo lo que se publica sobre su hermano. Quizá para no perder el norte y recordar los orígenes; quizá para subrayar el romanticismo de una vida forjada en el barrio.

Desde que la profesionalidad llamó a su puerta, el centrocampista jura que nadie le ha dado sablazos. Tampoco él puede, de momento, sacar a nadie de la pobreza. Ayuda en lo que puede. Se interesa por la economía doméstica. Apoquina lo que escasea. Y sabe a cuánto está el Euribor. «Claro que tengo hipoteca. Me he comprado una casita que tengo alquilada a un compañero. Me la he puesto a 15 años. Pero esos asuntos me los lleva mi madre, ¡eh!», se sincera. Dejó los libros cuando acabó la ESO y aunque se apuntó a la Escuela de Idiomas con un amigo, «perdí el hilo de los estudios. El fútbol es mi vida. Cuando termine espero poder entrenar a chavales. Comparas esto con otros trabajos y… joer, tengo mucha suerte de hacer lo que hago», comenta.

Mientras una atmósfera límpida saca lustre a la luz del mediodía, los operarios limpian las gradas vacías de Los Pajaritos. Asientos rojos y azules se alternan impolutos en el estadio con menos aforo de Primera: 9.800 almas. Calma, silencio quebrado por aves de paso y el Moncayo que refresca. Aquí se cocina el espíritu de Numancia. Sin pociones mágicas de la irreductible aldea gala, ni dopaje de última generación. «Un buen asado si acaso, una carne roja o chuletón. Es lo que he mamao. La gente se gasta su dinero en animarnos, en viajes para acá y para allá, como yo lo hice antes. Cuando les ves y escasean las fuerzas te vienes arriba. Eso quizá no pasa en otros equipos», resume Mario. En otros equipos lo que sí pasa es que miran al Numancia por encima del hombro. «Pobrecitos, paletos»… y lindezas por el estilo es lo que tienen que aguantar los sorianos, no como exabruptos lanzados desde la grada, sino como insulto cercano de sus compañeros de profesión a la salida de un córner, por ejemplo. «Son calentones, nada más», zanja. Ningún reproche. Toda la admiración para sus ídolos del Barça, Xavi e Iniesta, espejos donde se mira.

Soria sin crisis

Pero, ¿qué hay de la tan traída y llevada crisis? ¿El acaudalado fútbol se carcajea de ella? Un representante de los de campanillas, con jugadores en nómina aquí y en Inglaterra, confiesa vía telefónica que «la crisis está afectando a las revisiones de los contratos y a lo que van a cobrar los fichajes anualmente. Se paga a la baja y se regatea hasta el último euro». El soriano da su versión: «En el Numancia no parece que se noten recortes. No pagan tanto como en otros clubes, pero aquí sabes que religiosamente cada mes cobras. No fallan nunca y eso es más importante». Si Lionel Messi cobrará 2,5 millones más de euros en función de los títulos que consiga con el Barcelona este año, Mario Martínez Rubio se tendrá que conformar con un dinerito por haber subido a Primera (unos ?000.000 euros por cabeza). Ni se plantea un incentivo por clasificarse para Europa, ni por ganar títulos, ni la Champions...

Por el extremo dramático, sale a colación el caso del Levante, temporada pasada. Pésima gestión y los jugadores se tiran meses sin cobrar. Hacen huelga. Sacan pancartas en el centro del campo. Visten camisetas con eslóganes inusuales. «Queremos cobrar. Directiva mentirosa». Muchos de esos jugadores lloraban en los programas de radio. No podían hacer frente a la letra del piso, al colegio de los niños o al carrito del supermercado, situación desesperada y real que ahora tratará de corregir el nuevo convenio colectivo firmado entre la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles ) y la LFP (Liga de Fútbol Profesional). El pasado curso se cifró en 38 millones de euros lo que los clubes adeudaban a sus asalariados. «A nadie le gusta trabajar y no cobrar, ¿verdad?. Me pongo en la piel de la gente del Levante y tuvo que ser horrible», asevera con cierta empatía. Por eso Mario recuerda que «hay que montárselo bien en este tinglao porque esto dura poco». Así que con el dinerito ahorrado, los concesionarios de coches han dejado de ser un escaparate donde pegar la nariz y dejar el vaho de lo imposible. Mario se acaba de comprar un Audi rojo. A tocateja. «No tengo letras que pagar por el coche. Lo malo de vivir en un sitio pequeño es que esto es un pueblo y todos nos conocemos así que algún envidioso me ha hecho estos arañazos en la puerta», muestra antes de salir del párking del estadio y despedirse. El coche brama. También tiene derecho a disfrutar del bólido que su esfuerzo le ha procurado. No, los mileuristas del balón no tienen aparcado en la calle un Ford Scort de segunda mano. Mario acelera con cuidado. Doma los caballos del auto con los mismos pies con los que mima el cuero. El próximo fin de semana, falcata entre los dientes que viene el Barça de Guardiola. Tras la portería, algún chaval soriano sacudirá el bombo para arengar al Numancia. Él ya lo hizo.

El Mundo.es

Quizás tambien te interesen estas noticias :
Tres canteranos del CD Numancia en las selecciones autonónomicas
CD Numancia : Resto de crónicas del fútbol base del fin de semana
CD Numancina : Resultados del fútbol base en el pasado fin de semana
Horarios de los partidos del fútbol base del CD Numancia
26
May 09
15:11h
una soriana (213.254.109.66)
Mario eres el mejor! te conozco desde hace años y aunque nunca nos dijimos nada (no por falta de ganas), creo que cuando nos miramos lo decimos todo. ánimo y fuerza sobre todo!!
6
Abr 09
02:00h
80.35.248.186
Mario, eres el mejor,y gracias por ser como eres!!!!!!
10
Feb 09
17:06h
ster granada! (150.214.194.11)
el mejor sin duda!
25
Ene 09
18:10h
77777777777777777777 (83.35.162.170)
Eres el mejor, no se pq ahora no te convocan cosa que me parece fatal...pq sin ti... Sigue luchando por lo que quieras, seguro q llegas muy lejos (L)
25
Ene 09
03:02h
Sorian@ (84.125.111.168)
Marioo eres el mejor! muxos bss =)
7
Oct 08
00:36h
83.40.194.249
Eres el mejor


Enviar comentario (255 carácteres libres)


¿Quienes somos?     |     Contactar con nosotros     |     Politica de privacidad     |     Aviso legal     |     Publicidad     |     Patrocinadores     |     Contenidos gratis
Football trials    |    Jóvenes promesas    |    FC Barcelona trials    |    Fichajes de futbol    |    Reformas en Sabadell    |    Real Madrid trials    |    Football trials in Spain
Videojuegos    |    Campus de basket    |    + enlaces de interés